Enfermedad celiaca, productos sin gluten, recetas, productos aptos y más…

Una prueba de orina revela el cumplimiento de una dieta sin gluten


Gracias a una investigación, fruto de la colaboración entre la empresa Biomedal, la Universidad de Sevilla (US) y el Instituto Hispalense de Pediatría (IHP), un análisis de orina permite detectar el cumplimiento de una dieta libre de gluten, según han informado las señaladas partes colaboradoras en el estudio.

Sin títuloSegún los investigadores, “aunque de momento este producto sólo está disponible para su uso en investigación, su eficacia ya ha sido demostrada por un ensayo clínico, estudio clínico que ahora recoge GUT“.

Sigue leyendo

Las infecciones recurrentes en los primeros años de vida pueden favorecer la celiaquía


Las infecciones recurrentes durante los primeros meses de vida podrían estar relacionadas con un mayor riesgo de celiaquía. Según un informe del Instituto Noruego de Salud Pública, los niños con infecciones frecuentes en los primeros 18 meses de vida tienen un riesgo mayor de desarrollar posteriormente la enfermedad celíaca que aquellos que tienen pocas infeccione.

La enfermedad celíaca es una enfermedad inmune desencadenada por el gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada. En las últimas décadas ha habido un marcado incremento en su prevalencia y se cree que el 1% de la población en los países occidentales la padece. Dicho aumento, junto con los resultados de algunos estudios realizados en gemelos, sugiere que los factores ambientales juegan un papel significativo en el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, además de gluten, se desconocen otros factores ambientales relacionados con la enfermedad celíaca. Sigue leyendo

Los niños con sobrepeso también pueden padecer celiaquía


Los niños con sobrepeso u obesidad podrían tener una mayor propensión a padecerintolerancia al gluten que los niños delgados. Y es que contrariamente a la creencia compartida por el público general e, incluso, por un gran número de profesionales sanitarios, laenfermedad celiaca no se limita a las personas con bajo peso. Así lo muestra unestudio llevado a cabo por investigadores de laUniversidad Sapienza de Roma (Italia) y publicado en la revista Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition (JPGN). Sigue leyendo

Los antojos pueden ser una señal de carencias de tu cuerpo


¿Cuántas veces has sentido un irresistible antojo traducido en deseos de comer algo dulce o salado o harinas? Y lo sacias con lo primero que encontrás. Y después… la culpa y el arrepentimiento porque te saliste de la dieta. A la vez que sentís que no puedes quedarte con las ganas.

¿Qué hacer, entonces? Esa pregunta se la trasladamos a la doctora Graciela Varela, homeópata y especialista en nutrición consciente. La médica nos saca un poco la culpa: “La globalización y la evolución de la sociedad han traído consigo no sólo aspectos positivos como el acceso a una variedad más amplia de alimentos, sino también la adopción de hábitos no saludables (comida rápida o procesada, alimentos chatarra, productos light, gaseosas, aguas saborizadas, panificados), así como la menor disponibilidad de tiempo para cocinar”.

Sigue leyendo

¿Enfermedad celíaca?: diagnóstico y exámenes fiables


Los síntomas y la presentación de la enfermedad celíaca pueden variar mucho entre una y otra persona. Si bien los síntomas más comunes son de distensión abdominal y pérdida de peso, algunos también sufren de diarrea y estreñimiento.

Es menos común que los pacientes presenten una erupción cutánea que arde y pica, conocida como dermatitis herpetiforme, además de acidez estomacal, dolor de cabeza, cansancio y dolor muscular, entre otros. La enfermedad celíaca también puede producir anemia por deficiencia de hierro y neuropatía, que consiste en un hormigueo o dolor de pies y manos que no pasa. Si la enfermedad celíaca se deja sin tratar, ésta termina por ocasionar daños en el sistema nervioso, huesos, cerebro, hígado y otros órganos.

Sigue leyendo

¿Qué es la enfermedad celíaca? Diez datos que debes manejar


A los celíacos se les suele calificar como personas que pueden comer un número reducido de alimentos y que deben evitar el gluten. Pero el conocimiento en general ha obviado puntos importantes que no sólo serían útiles para mejorar la calidad de vida de ellos, sino que también para personas que pueden padecer la enfermedad y que aún no lo saben.

Si te dicen que no puedes consumir trigo, centeno ni cebada seguramente pensarías que no es tan importante y que tu alimentación puede seguir siendo normal, pero no es así.

Quienes deben alejarse de estos productos es principalmente porque son alérgicos a una sustancia en particular: el gluten.

Sigue leyendo

Diagnóstico de enfermedad celíaca no siempre es proceso de una sola etapa


Los síntomas y la presentación de la enfermedad celíaca pueden variar mucho entre una y otra persona. Si bien los síntomas más comunes son de distensión abdominal y pérdida de peso, algunos también sufren de diarrea y estreñimiento.

Es menos común que los pacientes presenten una erupción cutánea que arde y pica, conocida como dermatitis herpetiforme, además de acidez estomacal, dolor de cabeza, cansancio y dolor muscular, entre otros.

La enfermedad celíaca también puede producir anemia por deficiencia de hierro y neuropatía, que consiste en un hormigueo o dolor de pies y manos que no pasa.

Si la enfermedad celíaca se deja sin tratar, ésta termina por ocasionar daños en el sistema nervioso, huesos, cerebro, hígado y otros órganos.

Cuando alguien padece enfermedad celíaca, la ingesta de gluten (proteína del trigo, la cebaday el centeno) desencadena una respuesta inmunitaria en el intestino delgado que conduce a inflamación. Con el transcurso del tiempo, esa inflamación daña el revestimiento del intestino delgado, dificultándole la absorción de nutrientes.

El diagnóstico de la enfermedad celíaca no siempre es un proceso de una sola etapa. Existe la posibilidad de que usted igual tenga la enfermedad celíaca, aunque los resultados del primer análisis de sangre sean normales, pues aproximadamente 10 por ciento de personas con exámenes de sangre negativos padecen la enfermedad.

Otros análisis pueden brindar más información y permitir que usted y el médico entiendanmejor la causa de los síntomas.

El diagnóstico de la enfermedad celíaca normalmente empieza con algunos análisis de sangre.

Es muy importante realizar esos análisis antes de probar con la dieta sin gluten, porque erradicar el gluten de la alimentación antes de los exámenes sanguíneos puede alterar los resultados y hacerlos lucir normales, aunque la persona padezca la enfermedad.

El principal análisis de sangre para la enfermedad celíaca revisa la presencia de anticuerpos contra una enzima del revestimiento intestinal, llamada transglutaminasa o tTG. Sin embargo, en alrededor de 3 por ciento de la población, el análisis de la TG no aporta toda la información necesaria.

Eso ocurre porque con la extracción de sangre para el examen, también se revisan los niveles de una sustancia llamada inmunoglobulina A (IgA), que cuando se encuentra baja o no está presente, significa que el análisis de sangre no es confiable y es necesario realizar otros exámenes sanguíneos o una endoscopia digestiva alta.

La endoscopia digestiva alta se realiza con sedantes suaves e implica introducir una sonda larga y flexible, llamada endoscopio, por la garganta hasta el esófago. Una diminuta cámara en el extremo del endoscopio permite al médico ver el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado.

Durante la endoscopia, el médico puede obtener varias muestras de tejido, proceso conocido como biopsia. Dichas muestras se examinan luego bajo el microscopio para ver si presentan algún tipo de daño, particularmente daños en las pequeñas proyecciones similares a dedos que revisten el intestino delgado, conocidas como vellosidad intestinal, que son un signo de la enfermedad celíaca.

Cuando ni la endoscopia ni la biopsia revelan daños, entonces es posible que los síntomas sean fruto de otra enfermedad. Por ejemplo, algunas personas muestran una sensibilidad al gluten que no se relaciona con la enfermedad celíaca, mientras que en otros, los síntomas similares a los de la enfermedad celíaca pueden ser producto de una intolerancia a los carbohidratos. Generalmente es necesario realizar más exámenes para identificar otras posibles causas subyacentes del problema.

En su caso particular, valdría la pena buscar un médico especializado en la enfermedad celíaca para investigar más a fondo la causa de los síntomas. Además, independientemente de si le diagnostican enfermedad celíaca o no, sería provechoso para usted trabajar con un especialista en dietética, porque esa persona puede evaluar su alimentación e identificar qué cambios le ayudarían a aliviar los síntomas.

Sigue leyendo