Chia: poderosa pero no mágica (y sin gluten)


La chia es una semilla precolombina muy chiquita pero muy poderosa. La chia es nativa del sur de México y Guatemala es una planta herbácea anual con flores que son azules o blancas es pariente de la menta.

Cada vez son más las personas que deciden incorporar productos naturales a su dieta diaria, generando una especie de “vuelta” a lo originario, a lo natural imitando la alimentación de las primeras civilizaciones que habitaron nuestra tierra. Se consumen semillas, hojas e infusiones de todo tipo como alternativas saludables que ayudan a mejorar la salud de nuestro cuerpo.

Uno de los alimentos que últimamente está de moda, es la chía, originario de Centroamérica, cuyo nombre científico es salvia hispánica, es una planta de la familia de las labiadas. A esta familia pertenecen algunas de las plantas aromáticas de mayor uso culinario y medicinal, como la menta, el romero, el tomillo, el orégano, la salvia y la albahaca, entre otras.

Generalmente lo que más se consume son las semillas de chía pero también podemos encontrarla triturada, (como harina) que permite incorporarla a diversas preparaciones.
La popularidad que ha alcanzado la chía, se debe a que es un alimento rico en nutrientes, destacándose entre ellos, un alto contenido en Omega 3 que es uno de los principales aceites naturales que ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos.

Volver a lo natural

Uno de los aspectos que se ve más afectado en los tiempos que corren es la alimentación, ya sea porque no le dedicamos el tiempo suficiente tanto a la preparación como a la calidad de los alimentos que consumimos. Comemos apurados, algo rapidito en el trabajo o en la casa, para después poder seguir con las demás actividades. Y así perdemos de vista la importancia de incorporar todos los nutrientes que necesitamos, por eso es que este tipo de productos naturales se convierten en alternativas que nos ayudan a complementar y compensar las posibles faltas o ausencias de todas las vitaminas y nutrientes necesarios.
 
De esta manera, las semillas de chía se posicionan como aliadas de la dieta diaria, ya que contienen vitamina B, calcio, potasio, zinc, cobre, son muy ricas en fibra y, lo más importante, es que tienen aproximadamente un 60% de ácido linolénico (omega 3), fundamental para lograr un normal desarrollo metabólico. Éste es un ácido graso que debemos incorporar a través de la dieta, pues nuestro organismo no es capaz de sintetizarlo.
 
“El Omega 3 lo encontramos en alimentos como el pescado, algunas frutas secas, como así también en las semillas de chía; hay que saber que el Omega 3 es un aceite esencial natural, que al consumirlo trae amplios beneficios para la salud, además de ayudar a reducir el colesterol, mejoran la salud cardiovascular es muy importante para el desarrollo del sistema nervioso fetal”, afirmó la nutricionista Daniela Ortega.

Su incorporación a la dieta diaria es bastante amplia, ya que su sabor es neutro, permite incluirla en todo tipo de comidas. Se pueden consumir como cualquier tipo de semillas, en forma directa o agregada a leche, yogur, helados, gelatinas, jugos naturales, salsas, sopas, cereales, mezcladas con pan rallado como rebozador, y además la chía triturada permite elaborar masas para panificados dulces y salados de todo tipo. Es altamente recomendada para las personas con problemas de constipación dado su alto contenido de fibras.
 
“Las semillas de chía también son una alternativa para la constipación. Se puede incorporar al jugo de naranja durante el desayuno y además también sacian el apetito. Al dejar en un vaso de agua una cucharada de chía, suelta una fibra soluble y se forma una gelatina, que al tomarla hace que los hidratos de carbono se digieran en forma más lenta, retrasando la digestión. Es decir: tienen un índice glucémico bajo”, opinó la nutricionista.

Cabe destacar que las personas con celiaquía encuentran en la chía otro ingrediente para añadir y enriquecer sus preparaciones, ya que en la composición química de la elaboración de la chía triturada no se utiliza gluten.

No existen recetas mágicas

“A mí me lo recomendó un amigo, que empezó a tomar las semillas de chía hace un tiempo, le dijeron que son muy buenas para el colesterol. Yo comencé a tomarlas hace poco, espero que me dé resultados”, suelen ser las explicaciones a la hora de sumar este ingrediente a las dietas. Generalmente, la difusión de este tipo de productos naturales, es de boca en boca, por recomendación.

Pero hay que tener en cuenta que no existe ningún alimento mágico que por el solo hecho de consumirlo nos traiga beneficios para nuestra salud. Lo adecuado sería consultar con los especialistas y profesionales para consumirlos en forma correcta y no caer en falsas expectativas.

Gastón Fenzo, médico clínico y homeópata, hace un año que viene trabajando con la chía, fascinado con sus resultados. “He realizado pruebas con personas que tienen problemas de colesterol, modificando la dieta y agregando harina de chía; mi experiencia me indica que se puede reducir el colesterol, pero siempre y cuando se corrija la alimentación y se incorpore la dosis necesaria de chía. No le doy toda la responsabilidad ni méritos a este alimento”.

Se debe tener presente que existen dos tipos de colesterol uno que es endógeno, es decir, que el mismo organismo lo produce, utilizándolo como matriz para varias hormonas; y el otro tipo es exógeno, el cual es el que aportamos por nuestra dieta.

Si bien no existen estudios que certifiquen cuál es el colesterol que ayuda a reducir la chía, se entiende que al mejorar nuestra alimentación sumando el aporte de un alimento natural como la chía, el colesterol que se reduce es el exógeno.
 
“La chía tiene tres virtudes, aceite omega, fibra y antioxidante que ayuda a retardar el envejecimiento celular. Estos aportes producen un efecto en el organismo originando un movimiento metabólico, mejora el tránsito intestinal, reactiva las funciones orgánicas y de esta forma se normalizan las secreciones de colesterol endógeno y se elimina el colesterol exógeno”, concluyó el profesional.

Fuente: Losandes.ar y lindísima.com

Anuncios

3 comentarios en “Chia: poderosa pero no mágica (y sin gluten)

  1. hola me gustaria saber cuanto es la cantidad que se tiene que tomar en caso de estar embarazada.
    Saludos y muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s