¿Es lo mismo la enfermedad celíaca que la intolerancia al gluten?


No es raro que a menudo se relacione la intolerancia al gluten con la enfermedad celíaca. Pero lo cierto es que, a pesar de los puntos en común, existen diferencias entre ambas patologías. Detallamos las diferencias con la ayuda de los expertos y desmontamos otros mitos en torno a la celiaquía.

Cuando alguien habla de intolerancia al gluten o sensibilidad al gluten (SGNC), no es raro que muchas personas piensen en la enfermedad celíaca. Sin embargo, tal como explican en el departamento de nutrición de la firma Dr. Schär esta idea ha ido cambiando para dar cabida a otros procesos, como la dermatitis herpetiforme, la hipersensibilidad al gluten no celíaca, la alergia al trigo o la gluten ataxia; nuevas patologías de las que también es responsable el gluten y, que igualmente, son tratados con un dieta de exclusión.

Las principales diferencias que existen entre la celiaquía y la sensibilidad o intolerancia al gluten son:

1. Ambas patologías presentar síntomas muy similares aunque quizás en la sensibilidad al gluten predominan más los síntomas digestivos.

2. En la sensibilidad al gluten los anticuerpos antitransglutaminasa tisular son negativos.

3. Desde el punto de vista genético, sólo el 50 por ciento de los afectados presentan las proteínas de riesgo de enfermedad celíaca HLA-DQ2 o HLA-DQ8. 

4. El diagnóstico, una vez descartada la enfermedad celíaca y la alergia al trigo, se confirma cuando se observa una mejoría al hacer dieta sin gluten y la recaída del paciente cuando el gluten es reintroducido en su alimentación. 

¿Existen distintos grados de celiaquía?
Un sujeto es o no es celíaco. Y es que no se puede ser más o menos celíaco. Cosa distinta es la gravedad de la atrofia vellositaria en el momento del diagnóstico o la sintomatología más o menos grave que pueda tener el paciente en el momento del diagnóstico. Incluso hay pacientes que pueden desarrollar síntomas inmediatamente tras la toma de gluten y otros no, estos últimos evidentemente deben ser más vigilados porque en ocasiones de forma voluntaria o involuntaria no respetan la dieta y no se percatan de ello. ​

Los síntomas de la celiaquía

Pueden variar enormemente y, en muchos casos, parecen ser incluso inexistentes en un primer momento. Junto a los síntomas gastrointestinales más evidentes, hay una gran variedad de síntomas extraintestinales según detallan desde Dr. Schär, que aparecen en los pacientes adultos, tales como la dermatitis herpetiforme, la osteoporosis, la falta de hierro, ácido fólico y vitamina K, irregularidades en cuanto a la fertilidad y el aborto. Además, como síntomas comunes destacan la pérdida de peso, trastornos del crecimiento en el caso de los niños, cansancio y vientre hinchado Sólo con una cuidadosa y profunda atención a los problemas médicos del paciente, el médico de cabecera podrá identificar que se trata de un caso de intolerancia al gluten.  

Los síntomas extraintestinales de la condición celiaca afectan sobre todo al paciente adulto. Muy a menudo, este tipo de pacientes sólo recibe su diagnóstico final tras un largo proceso, salpicado por numerosos (y a menudo costosos) exámenes clínicos para comprobar diferentes patologías. Sin embargo, si el médico general o especialista diagnostica inmediatamente la enfermedad, podrá reducir tanto el impacto económico y social para el servicio sanitario, como el coste emocional de los pacientes, quienes a menudo sufren durante mucho tiempo antes de comenzar a mejorar mediante la adopción de una dieta libre de gluten.

Fuente: mujerdehoy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s