Las infecciones recurrentes en los primeros años de vida pueden favorecer la celiaquía


Las infecciones recurrentes durante los primeros meses de vida podrían estar relacionadas con un mayor riesgo de celiaquía. Según un informe del Instituto Noruego de Salud Pública, los niños con infecciones frecuentes en los primeros 18 meses de vida tienen un riesgo mayor de desarrollar posteriormente la enfermedad celíaca que aquellos que tienen pocas infeccione.

La enfermedad celíaca es una enfermedad inmune desencadenada por el gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada. En las últimas décadas ha habido un marcado incremento en su prevalencia y se cree que el 1% de la población en los países occidentales la padece. Dicho aumento, junto con los resultados de algunos estudios realizados en gemelos, sugiere que los factores ambientales juegan un papel significativo en el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, además de gluten, se desconocen otros factores ambientales relacionados con la enfermedad celíaca.

Entre los posibles desencadenantes se está investigando el papel de las infecciones. Algunos estudios poblaciones han demostrado que los niños ingresados en el hospital a causa de una infección tienen un mayor riesgo de enfermedad celíaca cuando crecen. Sin embargo, no está claro si esta asociación está relacionada con la infección en sí misma, o si el ingreso hospitalario favorece la enfermedad celíaca.

Un 30% más

En este nuevo trabajo se ha investigado dicha hipótesis; así, los investigadores han analizado los datos médicos relacionados con las infecciones respiratorias y la gastroenteritis de 72.921 niños nacidos en Noruega entre 2000 y 2009 las durante sus primeros 18 meses de vida.

Para identificar a aquellos que posteriormente desarrollaron la celiaquía se emplearon cuestionarios y el Registro de Pacientes de Noruega.

Los resultados muestran una relación entre las infecciones y la enfermedad; por ejemplo, después de un promedio de 8,5 años de seguimiento, 581 niños (0,8%) habían desarrollado la enfermedad celíaca, pero fueron aquellos que tuvieron 10 o más infecciones durante sus primeros 18 meses los que tuvieron un mayor riesgo: aproximadamente de un 30% mayor que los niños con menos de 5 infecciones.

Los investigadores se cuestionan si las infecciones pueden las alterar el sistema inmunológico. En su opinión, sí es posible, algo que había sugerido algunos estudios previos. «Creemos que hay muchas piezas que deben encajar para que alguien desarrolle la enfermedad celíaca como la herencia, la ingesta de gluten y los factores ambientales, aunque es probable que unos sean más determinantes que otros», asegura el investigador Karl Mårild.

En su opinión, es probable que el hecho de tener infecciones frecuentes en los primeros meses de vida tenga un impacto sobre el sistema inmunológico y que, a largo plazo, los haga más propensos a reaccionar al gluten .

«Nuestro estudio aporta nueva y más detallada información en este campo», explica y puede para prevenir la enfermedad debido a un mayor conocimiento de los factores ambientales que pueden influir en la enfermedad celíaca.

 

Fuente: abc.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s